Blog
Campus
16/04/2019
Biomech Consulting
Los expertos nos responden: José García Mostazo, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos

Biomech Consulting toma el pulso a la podología española e internacional a través de una serie de pequeñas entrevistas a los mayores expertos en la materia.

En esta ocasión, a la luz de los debates generados en el  último mes sobre podología – podiatría y sobre la integración de la podología en el Sistema Nacional de la Salud, preguntamos a José García Mostazo, presidente del CGCOP  cuál es la situación actual y futura en estas cuestiones.

D. José García Mostazo es un profesional moderno, de talante dialogador, comprometido y apasionado de su profesión,  compagina la presidencia del CGCOP con la secretaría general de la Federación Internacional de Podólogos.

Uno de los principales objetivos de su segunda legistatura en el consejo es, precisamente, (tal como ha declarado a la revista Acta Saninaria) «alcanzar la plena incorporación de la Podología a la sociedad, en todos los niveles de la Sanidad Pública y Privada y desarrollo académico» .

B.C: Podólogo y/o Podiatra, ¿Cómo está la cuestión en España?

J.G.M: En España nos denominamos como podólogos. Sin embargo, ya en la  Orden CIN/728/2009, de 18 de marzo, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de podólogose recoge en el apartado 3 punto 1: “Conocer y aplicar los fundamentos teóricos y metodológicos de la Podología y Podiatría”.

Para unificar la profesión en el ámbito mundial uno de los primeros pasos que se deben dar es homologar el término por el que se la conoce. El consenso internacional es la denominación común como podiatras.

El podiatra está capacitado para curar, corregir y operar en las afecciones y enfermedades de los pies, que es lo que hacemos los podólogos en España. El problema de la denominación podólogo es que en algunos países de Latinoamérica, esta palabra se utiliza para profesionales con una formación muy limitada, de en torno a un año, y más cercana a tratamientos estéticos de los pies que al abordaje sanitario.

B.C: Los estudios oficiales que existen ahora mismo en podología, ¿Tienen un enfoque claro? ¿Piensa que sería necesaria una revisión o cambio en los mismos?

Los estudios oficiales están muy bien orientados y regulados, como expresé anteriormente en una ley similar a la que regula el resto de profesiones sanitarias españolas.

El perfil del alumno de Podología está diseñado para que salga formado como un profesional sanitario con plena autonomía para recibir pacientes, estudiarlos, a través de la anamnesis y la historia clínica, realizarles las pruebas clínicas necesarias para llegar a un diagnóstico y poder aplicar un plan terapéutico adecuado, para dicha patología: desde la prescripción farmacológica de un medicamento o producto sanitario, como unas plantillas ortopédicas, hasta cualquier tratamiento biomecánico e, incluso, la intervención quirúrgica.

Lo que sí sería conveniente es revisar el desarrollo que se realiza en cada facultad o centro donde se imparte la titulación y verificar si la formación es la correcta y se cumplen adecuadamente los planes de estudios y se enseñan bien todas las competencias que requerimos.También es imprescindible la implantación de especialidades de la profesión que permitan un mayor desarrollo de ciertas competencias, como las de cirugía y pie diabético, por ejemplo.

B.C: ¿Cree que es la falta de práctica y de formación más profunda la que hace que la mayoría de los recién licenciados se desarrollen más como podólogos que como podiatras tras concluir sus estudios?

Posiblemente, se han ido abriendo centros o facultades sin disponer de un cuadro docente preparado y apropiado para el correcto desarrollo de la formación, así como de las instalaciones necesarias, como clínicas u hospitales universitarios podológicos, en los que se realice la formación practica de modo que el alumno o futuro podólogo aprenda y desarrolle el contenido teórico, como ocurre con la formación de un médico u odontólogo, por ejemplo.

Y, por otro lado, la falta de una continuidad formativa a través de residencias hospitalarias, tipo MIR, para una formación práctica de asistencia continuada.

Esto hace que algunos podólogos en su ejercicio inicial se centren en los tratamientos biomecánicos y no den, por ejemplo, el paso hacia la cirugía.

La formación práctica en este ámbito la tenemos que realizar por nuestra cuenta a lo largo de nuestra vida profesional.

B.C: ¿Influye en algo que la Podología todavía no esté dentro del Sistema Nacional de la Salud?

Sin duda, puesto que con ello se lograría asentar en el paciente y en la sociedad la imagen y el papel que venimos realizando desde años.

Y esto no tanto por quienes ya nos conocen porque han tenido que visitar a un profesional de la Podología en su consulta privada, sino por quien no nos conoce.

También es importante, de cara a otros profesionales sanitarios que desconocen todo el campo competencias que desarrollamos.

La implantación de la asistencia podológica dentro del Sistema Nacional de la Salud permitiría que los alumnos realizasen una formación práctica más especializada y completa, conociendo por ejemplo el organigrama de estos centros y su funcionamiento y permitiéndoles relacionarse con alumnos de otras titulaciones sanitarias. 

B.C: Por último, y ya que estamos hablando de estudiantes, tuvimos el placer de contar con su asistencia en el HUB Biomech como inaugurador oficial y presidente de mesa,

¿Qle pareció la oportunidad que le dimos a los estudiantes con el formato elevator pitch?

Creo que fue una gran experiencia para los que asistimos al HUB Biomech el poder comprobar el nivel formativo de los futuros podólogos. Y también para los alumnos el enfrentarse a este tipo de foro.

Es un modelo muy recomendable y similar al que realizan otros profesionales de la salud, tipo sesión clínica, permitiendo al alumno testar su formación y sus habilidades de comunicación.

Este formato presentado en el HUB Biomech obliga a disponer de ideas muy claras, concisas y sintéticas, y también ayuda a posicionar al alumno dentro de la comunidad profesional de una forma muy atractiva de cara a su incorporación al mundo laboral.

Tal como Mostazo ha declarado en otras ocasiones, los podólogos tenemos una gran labor para educar a la sociedad en la importancia de la salud del pie y colocar esta disciplina en el lugar que le corresponde dentro de nuestro sistema de salud.

Esperamos que este post sea de vuestro interés. Desde Biomech Consulting nos ofrecemos a completar cualquier información que necesites. Ponte en contacto con nosotros a través de nuestra web en: www.biomechconsulting.com o bien escríbenos a info@biomechconsulting.com